#Reto12Votos Semana 40 – Tolerancia

 

 

Como todas las semana las amigas del #Reto12Votos nos proponen un buen tema para la reflexión y el debate. En esta oportunidad nos invitan a comentar sobre la tolerancia.

A mi modo de ver el tema de la tolerancia tiene varias puertas de entrada. Puede ser entendida como una actitud de respeto y aceptación ante las diferencias ajenas. Esto es fundamental para la vida social porque la diversidad es lo que prevalece en los grupos humanos. De modo que en este sentido la tolerancia nos permite vivir sin mayores conflictos.

Sin tolerancia la vida se haría muy difícil, entraríamos permanente en conflicto por asuntos tan cotidianos como las diferencias de valores, de gustos, de religión, de carácter.

La tolerancia implica entonces aceptar, dentro de ciertos márgenes razonables, las diferencias ajenas. No hay problema en aceptar que otro tenga una religión distinta, que le guste pintarse el color del cabello de cualquier tono o que sencillamente le guste andar al rape. Que coma picante o desabrido, en fin… cada cual tiene sus gustos, valores, inclinaciones, deseos y eso es digno de respetarse.

Pero ojo, soy de los que piensan que la tolerancia tiene un límite.

 

No todo se puede  tolerar, no todo se puede aceptar, no todo se puede respetar. Puede que el planteamiento anterior resulte odioso, pero creo que es necesario discutirlo.

 

Vivimos en un tiempo donde se ha puesto de moda un modo de ser llamado: lo políticamente correcto. Esto es, no ser muy frontal, ser un poco guabinoso, hacerse un poco el loco. Decir solo lo que el otro quiere escuchar. Expresarse de modo que se evite caer mal,  no “ofender” para ser “tolerante”.

Esa actitud, de lo “políticamente correcto”, me parece que abre la posibilidad de aceptar comportamientos y situaciones que pueden resultar inconvenientes para las personas.

El maltrato, la vejación, la humillación, el sometimiento. Son comportamientos que no se pueden tolerar bajo ninguna circunstancia. Es inaceptable cualquier trato que ponga en minusvalía la dignidad de las personas. En esas condiciones, donde un ser humano es agraviado, sencillamente  el discurso de la tolerancia está de más, no aplica.

Hay una línea muy difusa entre la tolerancia, la indiferencia y la hipocresía. Puede ser todo un reto saber cuándo estamos en un lado o en otro.

Una vez más agradezco a las amigas del #Reto12Votos por invitarnos a compartir nuestras opiniones.

Gracias por su tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *