La Naturaleza en mi pueblo #11

 

En sus inicios la ciudad de Caracas solo ocupaba el espacio del valle. Con el correr del tiempo el gran flujo migratorio, sobre todo del interior del país, fue ocupando la casi totalidad de las colinas circundantes. De haberse dejado al libre albedrío la demanda de espacios para construir seguramente que no hubiese quedado nada libre de concreto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Afortunadamente en 1958 la gran montaña que rodea a Caracas, el Cerro del Ávila, fue declarado Parque nacional. Eso sirvió para frenar la invasión de sus laderas, desde entonces se logró una toma de conciencia para que los caraqueños le dieran a la montaña el valor que tiene como pulmón vegetal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En mi juventud fui un asiduo visitante de la montaña. Con grupos de amigos explorábamos los diferentes senderos que abren el paso a la majestuosidad de ese mundo vegetal. Esas caminatas quedaron como un recuerdo imborrable en mi memoria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace ya bastante tiempo que no voy; diferentes circunstancias han dificultado mis viajes hacia la capital, pero sigo manteniendo el amor de subir cerros. Ahora camino por el  que queda en la ciudad donde resido, el Henry Pittier.

Les comparto algunas de las fotos de mi última subida al Cerro del Ávila.

Gracias por su tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *