Originalidad y plagio

 

 

Hay dos temas recurrentes en las conversaciones de los steemians,  la originalidad y el plagio. Los dos comportan dificultades a la hora de precisarlos. ¿Qué es original y qué es plagio? ¿Cuáles son las líneas difusas que separan una cosa de la otra? ¿Por qué es importante no incurrir en el plagio?

Para efectos prácticos pareciera ser más fácil demostrar que se ha incurrido en el plagio que demostrar que se es original. Pero aún allí el asunto se resuelve por la vía de algunas convenciones.

Por  ejemplo, tenemos el caso de una imagen, la convención establece que si se demuestra que esa imagen ya está publicada y no es propia se incurre en plagio.

Si la plataforma no insistiera en que el uso de imágenes le da valor a la publicación, no sería problema publicar el texto liso,  pero no es el caso, acá se pide ilustrar las publicaciones, es la norma contemporánea.

Entonces, ¿cómo hacer para usar imágenes sin incurrir en plagios?

Acá la norma no está muy clara, hay quienes plantean que basta con darle el crédito al sitio de donde es tomada la imagen, esto parece bastante razonable, por lo menos es una muestra fehaciente de que no hay intención de hacer trampa.

Sin embargo, hay quienes opinan que esto no es suficiente porque de alguna forma las imágenes están generando un beneficio comercial y no es ético lucrarse con el esfuerzo ajeno. Esto es cierto, pero  limitaría enormemente la posibilidad de ilustrar las publicaciones.

Hay temas muy específicos, por ejemplo, un personaje, algún diseño tecnológico, una edificación emblemática. La única forma de poder ilustrar adecuadamente, con pertinencia, una publicación de alguno de esos temas es con una imagen que corresponda  y, lo más seguro, es que tengamos que tomarla de algún lado.

Se presenta entonces una seria dificultad: ¿solo podemos publicar sobre aquello que podamos ilustrar sin imágenes prestadas? ¿Nos olvidamos de la pertinencia imagen/tema?

La verdad es que ese asunto me causa curiosidad, sobre todo cuando las publicaciones tienen una intención periodística o noticiosa, donde la imagen no es un adorno sino un complemento de la publicación.

El tema de la originalidad del escrito tampoco se despacha fácilmente. Aquí también tenemos que acudir a las convenciones.

Decimos que el escrito es plagio si está reproducido totalmente en algún otro sitio de internet, existen recursos tecnológicos que facilitan esa comprobación.

Pero cuándo no es ese el caso, cuando la comprobación da un resultado parcial, ¿cuánto es lo aceptado? ¿Cuánto es el porcentaje de sentencias únicas que se le pide a un comprobador para declarar que el texto es original?

Un texto como este, en el que no he acudido a ninguna fuente externa que no sea mi propio conocimiento,  pudiera arrojar coincidencias cotejándolo con algún comparador de contenido,  ¿carecería de originalidad? ¿Sería plagio?

Entiendo que plantear la necesidad de establecer estas diferencias ha sido producto del abuso de una parte de la comunidad,  que encontró más fácil copiar y pegar que tomarse el tiempo para organizar sus ideas.

Entiendo también que el hacer un mal uso de la plataforma se traduce en una pérdida de tiempo generalizada y en una pérdida de confianza sobre el valor que pudieran tener nuestras producciones.

De igual modo,  me parece loable el trabajo que hacen las personas que asumieron la responsabilidad de alertar, educar y sancionar a los usuarios reacios a abandonar sus malas prácticas.

Sin embargo, creo que mucho bien nos haría a todos el contar con alguna información que fuese producto del consenso de las personas encargadas de velar por el cumplimiento de las normas; que quedara claro cuáles son los criterios con los que nos tenemos que manejar, sobre todo porque  con criterios claros se puede hacer mucho más provechoso el trabajo educativo que podamos hacer con los otros steemians.

Gracias por su tiempo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *