El día que la Tierra se detuvo

 

En esta oportunidad les comento sobre una película de 2008 que volví a ver estos días en el cable. El título original es The Day the Earth Stood Still,  acá en Latinoamérica se conoció como “El día que la tierra  se detuvo”, la película es un remake de una con nombre similar rodada en 1951. La cinta está protagonizada por Keanu Reeves, Jennifer Connelly, y el hijo de Will Smith, Jaden Smith.

Es una película de ciencia ficción con uno de  los temas preferidos de Hollywood: la superioridad intelectual de los alienígenas.

En  los años 20 un escalador (Keanu Reeves ), que anda en las montañas de la India, tiene un contacto del tercer tipo con una esfera brillante, como resultado del encuentro pierde la conciencia y al despertar de nuevo se da cuenta que tiene una marca en la mano.

Luego de ese episodio hay un salto temporal y la trama se sitúa en el presente, donde una especie de asteroide está a punto de chocar con la tierra; allí aparece en escena Jennifer Connelly, quien hace el papel de una experta en astrobiología a quien el gobierno prácticamente secuestra para solicitarle su opinión científica.

Cuando ya es inminente el choque del asteroide ─ con la consecuente catástrofe apocalíptica─, se produce algo inusitado: el objeto se detiene… Lo que se tenía como asteroide se convierte en una gran esfera brillante que se sitúa en el Central Park de Manhattan. La respuesta de los terrícolas es la previsible, actuar con la violencia,  pensar que con su armamento van a ser capaces de someter a los viajeros del espacio, un armamento completamente inútil ante la tecnología que llega del más allá.

Como consecuencia de la acción terrícola sale herido un ente que emergió de la esfera, Keanu Reeves, que ahora es un ser  fusión entre alienígenas y humanos. Luego de esto la trama se desarrolla en el intento por salvar la vida de Reeves y en poder establecer comunicación con él  para  conocer sobre los motivos que lo trajeron a la Tierra.

Es Connelly quien al final logra que Reeves le comunique sus planes. La misión del extraterrestre es salvar la Tierra, más no a los humanos. Los alienígenas han llegado a la conclusión que el ser humano es destructivo por naturaleza y que mientras esté sobre la superficie terrestre la desaparición del planeta será inminente.

 

Reeves mantiene su tesis basado en el trato que le han dado los dirigentes humanos, los que han apelado todo el tiempo a la violencia. Sin embargo, Connelly le dice que esos no son los verdaderos líderes y lo lleva a conversar con un científico social. En esa conversación el extraterrestre llega a la conclusión que  vale la pena darle otra oportunidad a la humanidad.

Es interesante el cuestionamiento que se hace aquí del liderazgo político, el que en última instancia es el responsable del destino de las naciones, y el que suele ser muy corto de miras. De no haberse dado el encuentro entre el alienígena y el  científico/humanista hubiese sido el fin del  género humano.

Pero el costo de salvar a la humanidad va a ser bastante alto, significará comenzar de nuevo, casi desde cero. En la secuencia final de la película se presenta una tierra donde todo la tecnología deja de funcionar; todo… todo  lo creado por el conocimiento humano se detiene.

Volver a empezar, esa es la lección de los extraterrestres para una humanidad que equivocó el camino del progreso. Sin duda que es una medida drástica, pero a veces pareciera que por ahí deberían ir las cosas.

Gracias por su tiempo.

Fuente de imagenes

Portada 1  I  II  III

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *